• Bethania Vegazo Lockhart

El Conocimiento como Catalizador de la Economía

Fue necesario que transcurrieran 100 mil años desde que los hombres empezaron a rondar la tierra, para que más o menos hoy, un número, aunque aún no tan significativo de seres humanos, alcanzara un nivel de conciencia tal para considerar el CONOCIMIENTO como el principal factor de transformación.


Les comparto este artículo que la economista Bethania Vegazo ha escrito para ustedes.

El Buho, es considerado el simbolo de la sabiduría

En siglos de estudios de las ciencias económicas las dinámicas del sistema económico han sido básicamente las mismas, realizar actividades económicas para satisfacer necesidades humanas a través de recursos escasos; solo dos cosas han sido modificadas a través del tiempo: (1) El tipo de actividad económica (cómo satisfacer las necesidades: producción, trueque, comercio, distribución, consumo, etc) (2) Factores de Producción, que tradicionalmente fueron capital, trabajo y tierra o maquinaria, y en los últimos años se ha agregado el conocimiento.


El conocimiento como factor de producción, se diferencia de los demás porque no crea valor a través de su transformación, sino que es más bien un habilitador que añade valor al proceso o actividad en el que se implementa, es decir, este factor de producción agrega valor a través de la transformación de la actividad económica y no de su propia transformación.


El conocimiento determina los patrones de producción, por ejemplo, se necesita información para invertir (riesgo, proyecciones de retorno, tasas, beneficios), y también se necesita información para saber que producir (desde cantidad hasta especificaciones de productos), pero el conocimiento no es solo la información, sino que es una herramienta de creación y desarrollo de nuevos medios de producción, que logran transformar otros factores de producción de forma más acelerada o eficiente generando nuevos productos o mejores formas de satisfacer necesidades, básicamente lo que conocemos como innovación.


Pero todo este tema de la información, el conocimiento y la innovación, no se queda en puros enunciados de teoría económica, estamos en la era de la hiperconectividad, donde la información está continuamente en cadena y accesible, las estadísticas muestran que a 2019 el 51% de la población mundial está conectada a Internet (alrededor de 4,000 millones de usuarios, según Euromonitor Intl).


Ese porcentaje representa poco más del doble de la población conectada en 2009, que era de alrededor del 24% de la población mundial. Este crecimiento es acreditado al auge de teléfonos inteligentes e internet móvil en la última década. Según las informaciones recolectadas por la Encuesta anual Lifestyles de Euromonitor Internacional, más del 80% de los consumidores de internet utilizan la conexión de sus teléfonos móviles.


Este cambio en el comportamiento de la gente representa un gran cambio en sus actividades de consumo, afectando directamente las formas de producción, pues las personas consumen noticias, programas de televisión y música a través de sus teléfonos celulares, pero también hay una tendencia creciente al uso de estos aparatos para la realización de actividades como Servicios Bancarios, Pagos en tienda, Ordenar comida y Servicios de transporte. Ver gráfico 1.


Las actividades más populares con el uso del teléfono

No solo esto, la gente está dispuesta a entregar información personal para mejorar su experiencia en línea. Lo que también afecta la estructura de producción y venta de las empresas, pues ya no necesitan levantar encuestas de alto costo para conocer los gustos y preferencias de los clientes, y la innovación se ha vuelto una constante en el día a día de ciertos mercados.


En el núcleo de esta dinámica mundial se encuentra el fenómeno del “Big Data”, que es entendido en términos generales como bases de datos de grandes volúmenes, pero en la práctica esta cuenta con otras características que se desarrollan según el uso dado a la data, como la velocidad, la variabilidad, la variedad y la veracidad de la información en la base de datos.


Para las empresas se ha vuelto vital el entender estas “4 V”, pues el cambio en los patrones de consumo afecta directamente los precios y niveles de demanda; el consumidor esta dispuesto a pagar un tanto más por servicios más rápidos y variados, lo que lleva a la empresa a tener que emplear nuevos métodos para adaptar su producción a los cambios requeridos por el mercado.


La transformación de los sistemas económicos a través del conocimiento ha ganado espacios de debate en las escuelas de investigación económica, incluso existen modelos económicos para la estimación de el Valor Agregado del Conocimiento. Hay incluso quienes aseguran que en la economía actual la ventaja competitiva de un país se demuestra en sus niveles de eficiencia, basado en la información clave que se maneja. Desde la publicidad hasta los servicios de defensa nacionales, necesitan del conocimiento para su óptimo funcionamiento.



Licenciada en Economía por la Universidad Autónoma de Santo Domingo, con Máster en Ciencias Económicas por la Sorbona de París; especialista en Estrategia de Inteligencia Económica, área en la que ha trabajado los temas de Comercio Internacional y Competitividad. Actualmente se desempeña como Directora de Inteligencia Competitiva del Consejo Nacional de Competitividad y al mismo tiempo funge como Administradora de Contenidos del Observatorio Nacional de Competitividad de la República Dominicana.


#Innovación #BethaniaVegazo #houstonramos #Economía

31 views0 comments